Alimentos saludables durante el embarazo

Publicado por
Alimentos saludables durante el embarazo

Estar embarazada es sinónimo de cuidarse. Desde el mismo instante en que descubras que estás en estado debes empezar a perseguir un bienestar común; el tuyo y el del bebé que está en camino. Y para poder sentirte bien debemos tener muy en cuenta un factor de vital importancia para la salud; la alimentación. De ella dependen muchas cosas. Por ejemplo una dieta sana y equilibrada te aportará los nutrientes y la energía necesarios para que te sientas fuerte. Algo que ayudará a que los 9 meses no se conviertan en un periodo de tiempo pesado.

Desde Lo + Bebé te recomendamos acudir a un profesional para que supervise los alimentos que puedes tomar durante el embarazo y los que no. En base a su opinión añadirás y eliminarás diferentes productos de tu dieta con un único fin; gozar de una buena salud. A continuación te mostramos algunos de los alimentos que resultan más saludables para las mujeres embarazas gracias a sus distintas propiedades. Todos ellos seleccionados por un grupo de expertos en nutrición ¡Aquí los tienes!

Alimentos ricos en zinc

El consumo de zinc es imprescindible durante el embarazo. Mientras el feto está en desarrollo se necesita una importante ingesta de este mineral para asegurar su correcta formación. Además nuestro organismo no lo almacena, de manera que debemos incluirlo como un ingrediente habitual en nuestra dieta durante los meses de gestación. ¿Quieres saber qué alimentos son ricos en zinc? Pues por ejemplo algunos frutos secos como los anacardos o los cacahuetes, legumbres como los garbanzos y las judías, la carne de ternera, el pavo y un producto tan apetecible como el chocolate negro.

Kiwi

El alto contenido del kiwi en ácido fólico lo convierte en un alimento muy beneficioso durante los meses de embarazo, ya que garantiza el correcto desarrollo y crecimiento del bebé. Pero no solo eso. El Kiwi también tiene multitud de propiedades que nos ayudan a sentir bien. Es rico en fibra, por lo que nos ayuda a regular nuestro tránsito intestinal. Contiene importantes cantidades de vitamina C, un potente antioxidante que se encarga de prevenir los catarros. Y otra de sus características más saludables es que es una fruta baja en calorías, de manera que incluirla en nuestra dieta no provocará un aumento de peso.

Salmón

El salmón es un pescado rico en proteínas de alta calidad, además de una fuente de ácidos grasos omega-3. A diferencia de otros peces de gran tamaño contiene muy bajas cantidades de metimelcurio, un químico que ingerido en cantidades importantes puede ser perjudicial el desarrollo del sistema nervioso del bebé. Por este motivo no se recomienda abusar de su consumo.

Verduras de hojas verde oscuro

Al igual que sucede con el Kiwi algunas verduras también disponen de un alto contenido en ácido fólico. Este es el caso de la col y las espinacas, ricas también en carotenoides esenciales para el cuidado de los ojos. Para que su consumo obtenga los resultados esperados se recomienda tomarlas lo más frescas posibles, es decir, poco tiempo después de adquirirlas, puesto que con el paso de los días estas pierden gran parte de sus propiedades.

Yogur natural y nueces

El yogur y las nueces favorecerán tu embarazo tanto si los tomas juntos como separados. El yogur natural ofrece los mismo beneficios que la leche pero en un formato mucho más fácil de digerir. Además se trata de una importante fuente de calcio, un mineral esencial para la formación de los huesos del futuro bebé. Las nueces por su parte disponen de un alto contenido en ácidos grasos omega-3, jugando un papel importante en el desarrollo cerebral del feto. También son ricas en triptófano, aminoácido que nos ayuda a descansar correctamente durante la noche.

Estos no son los únicos alimentos recomendables durante el embarazo. Las carnes magras, la avena o las zanahorias son también productos que favorecerán el desarrollo de tu futuro bebé. Desde Lo + Bebé te aconsejamos que lleves una dieta lo más sana y equilibrada posible. Al fin y al cabo debes pensar que tu alimentación es también la de tu futuro hijo.